Los estudios de calidad de energía valoran la energía eléctrica, identificando perturbaciones eléctricas como sobretensiones, armónicas, ruido de alta frecuencia, tensiones transitorias, distorsiones de onda, interrupciones, variaciones de frecuencia, etc. Se mide además voltaje, corriente, frecuencia, potencia activa, reactiva y factor de potencia.

Dichos estudios son cada vez más necesarios, debido a la presencia de equipos y dispositivos electrónicos mucho más sensibles a los disturbios eléctricos. Los estudios de calidad de energía nos permiten tomar las acciones necesarias en la instalación eléctrica a fin de evitar el daño de equipos y la suspensión de actividades.

Los disturbios que se detectan en los estudios de calidad de energía provienen tanto de la red del suministro eléctrico como del interior de la instalación que son generados por los propios equipos.

Entre los principales disturbios que se detectan en los estudios de calidad de energía están: interrupciones y caídas del voltaje, armónicas e interarmónicas, sobretensiones temporales, sobretensiones, sobretensiones transitorias, fluctuaciones de tensión, desequilibrios de tensión, variaciones de frecuencia etc.

Estos estudios han demostrado que las perturbaciones eléctricas pueden ser inmediatos ocasionando el paro o mal funcionamiento de una máquina y también pueden ser a mediano o largo plazo debido al envejecimiento prematuro de los equipos que es producido por los calentamientos y esfuerzos electrodinámicos que se producen con las perturbaciones eléctricas.

Los estudios de calidad de energía detectan las desviaciones en las condiciones adecuadas de tensión, corriente o frecuencia que pueden ocasionar fallas como: sobrecalentamiento de los equipos, bajo factor de potencia, fallas en los dispositivos de control, daños en tarjetas de control y fallas en los sistemas de cómputo y PLC´s entre otros.